En Gers, el mundo oscila por suaves cuestas...